El día que conocí a los padres de Wanda (o, Cómo fue que tiraron la puerta abajo)

2 Dic

Viene del post anterior.

Cuando la mamá de Wanda entró, seguida de su esposo y de un cerrajero que sabía poner “cara de circunstacia”, demostrando una visible preocupación empática respecto de la angustia de su pobre clienta, prácticamente corrió la pequeña distancia que separa la puerta del departamento contrafrente, en el primer piso, de su hija.

La desdichada mujer llegó a la puerta, observó a través de la cerradura y ahí si, volvió a largarse a llorar, ahora a los gritos.

Cuando, unos pasos atrás, finalmente llegué hasta donde estaba ella, se volteó y me soltó, desgarradoramente – “¡¡Tiene la llave puesta!!”

“Chau”, me dije. “Se suicidó”. No había forma de que una persona viva no hubiese escuchado los timbres…

Pero no. Wanda not dead.

(continuará)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: