El principio de todo

18 Oct

Como cualquier historia, esta tiene un principio:

Hace tres años que vivo en el tranquilo barrio de Coghlan en un departamento cómodo y luminoso.

Hasta hace 4 meses pensaba que mi vida tenía ya una cantidad razonable de dificultades, que compensaban por otra cantidad razonable de privilegios y momentos felices.  Si me hubieras preguntado, te hubiera dicho que no me hacia falta ningún otro problema, que ya me arreglaba bien con los que tenía.

Hasta hace 4 meses, si me hubieran contado que una cosa tan aparentemente inocua como una mudanza de otro, iba a cambiar mi vida por completo, hubiese dudado y posiblemente reído de aquel que lo sugiriera.

Pero no. Se ve que no, que no tenía problemas suficientes.

Pero no, se ve que si, que una mudanza de vecinos puede cambiar tu vida.

Porque los problemas llegaron y porque mi vida empeoró cuando llegaron Wanda y Walter

Anuncios