Tag Archives: coghlan

El sofá en la puerta de entrada

19 Oct
“Los vecinos que uno nunca ve de cerca son los vecinos ideales y perfectos” – Aldous Huxley
Me enteré de los vecinos nuevos cuando quise abrir la puerta de entrada para salir, de mañana tempranito un sábado cualquiera.
Abrí la puerta y allí estaba el colosal objeto de mobiliario que pertenecía a los nuevos vecinos: un sofá gigantesco, macizo, fenomenalmente aparatoso.
Despistada como soy, no había prestado demasiada atención a la mudanza de nuestra anterior vecina.
Se había despedido cordialmente por mail y sabía, gracias a mi querida vecina de enfrente, que nos había recomendado muy bien a los nuevos dueños.
“Son una familia encantadora“- les había dicho y, por como se habrían de desenvolver los acontecimientos,  sinceramente pienso que hubiera deseado que la desalojante les dijera  – “Son miembros de la camorra italiana” – de forma que los ingresantes Wanda y Walter nos tuvieran un poco más de miedo.
No fue así y delante mío estaba el mastodonte sillón que era testimonio de dos realidades que tomarán cuerpo en futuros episodios:
  • Wanda y Walter tenían un mueble aparatoso e indesarmable que no entraba por la puerta y, como se comprobó la semana siguiente, cuando dicho sofá permaneció estacionado en el pasillo distribuidor, no habían sabido prever que el ingreso a su nueva morada habría de dificultarse. Sin medir las consecuencias y sin plan de contingencia, no tuvieron problema en decorar el espacio común con su inoportuno mobiliario.  Clara demostración, a las pruebas me remito, de la falta de sentido de realidad de mis nuevos vecinos y carencia de talento en el momento de adaptarse a nuevas circunstancias. Y por supuesto, falta de solidaridad con el prójimo cercano, pero eso ya hubiera sido mucho pedir.
  • Wanda y Walter tenían un sofá gigante. Muy gigante, casi perdiendo la categoría de sofá…  Y por los hechos que relataré en futuros encuentros, definitivamente el mueble más utilizado de la casa.

y vos,¿Qué opinás?

18 Oct

Tu opinión es muy importante para nosotros

El principio de todo

18 Oct

Como cualquier historia, esta tiene un principio:

Hace tres años que vivo en el tranquilo barrio de Coghlan en un departamento cómodo y luminoso.

Hasta hace 4 meses pensaba que mi vida tenía ya una cantidad razonable de dificultades, que compensaban por otra cantidad razonable de privilegios y momentos felices.  Si me hubieras preguntado, te hubiera dicho que no me hacia falta ningún otro problema, que ya me arreglaba bien con los que tenía.

Hasta hace 4 meses, si me hubieran contado que una cosa tan aparentemente inocua como una mudanza de otro, iba a cambiar mi vida por completo, hubiese dudado y posiblemente reído de aquel que lo sugiriera.

Pero no. Se ve que no, que no tenía problemas suficientes.

Pero no, se ve que si, que una mudanza de vecinos puede cambiar tu vida.

Porque los problemas llegaron y porque mi vida empeoró cuando llegaron Wanda y Walter